PDA

Ver la versión completa : Prueba Autopista: Punto HGT VS 206 GTI



speed
05/12/2003, 09:09
¡Vaya par...!
Comparativa: Fiat Punto HGT / Peugeot 206 GTi
Cualquier deportivo que se precie de serlo debe combinar una estética agresiva, motor potente, bastidor ágil y eficaz, un peso contenido y unos frenos que aguanten el trato duro. Si el precio acompaña, mejor. Peugeot y Fiat tienen, en el 206 GTi y el Punto HGT respectivamente, un fiel reflejo de lo que significa la actual categoría GTi.
http://motor.terra.es/addon/img/motor/punto-206-3g.jpg

La categoría GTi ha sufrido una «transformación» en los últimos años, pero, afortunadamente, se ha ido avivando. Entre los más pequeños tan sólo quedaban los primos del grupo francés PSA (106/Saxo), equipados con la mecánica de 1,6 litros doble árbol y 120 CV. Y Fiat, sobre la carrocería inmediatamente anterior a la actual, montaba el motor 1.4 turbo de 130 CV en el Punto que, si bien hacía de él un auténtico tiro, adolecía del típico problema de los propulsores turbo antiguos; o todo o nada. Aquí se acababa la oferta en el segmento. Ahora, Peugeot ha resucitado dignamente el «mito 205» en su nueva variante GTi sobre el 206. Inmediatamente después, Seat se lanzó con el Ibiza 1.8T, equipado con el motor de cuatro cilindros turbo 20 válvulas de 156 CV de potencia. Y Fiat ha hecho del Punto HGT un GTi mucho más racional que el anterior Turbo, con la utilización del motor 1.8 16V que también se monta en otros modelos del grupo, como el Barchetta o el Coupé. Peugeot y Fiat ofrecen con el 206 GTi y el Punto HGT, respectivamente, dos de las mejores ofertas para quien desee un pequeño GTi «de verdad», con permiso del Ibiza 1.8T, en otra órbita de precio.

La imagen cuenta

Peugeot no ha querido sobrecargar la línea de su modelo GTi. Es poderosamente llamativo por su estilizada figura, pero el mismo adjetivo vale si hablamos de discreción. Tan sólo los espejos pintados en color negro brillante o las llantas de aleación de 15 pulgadas y el equipo de ruedas específico (en medida 185/55) le delatan. En el interior, sí se crea una atmósfera más racing, gracias a los asientos combinados en cuero y Alcantara, los pedales de aluminio perforados y sobredimensionados para realizar a la perfección la maniobra de punta-tacón, el pomo del cambio en el mismo material o el cuadro principal con un diseño específico, en el que se incluye un práctico indicador del nivel y temperatura de aceite. Por el contrario, el Punto HGT es el «nene guapo» de la pandilla, vestido a la última y perfectamente «repeinao». Gracias al predominio de afiladas aristas en todo su perímetro y a la presencia de detalles como los spoilers delanteros y traseros con tomas de aire mediante rejillas, el resultado final es mucho más llamativo, aunque también es cierto que el color de nuestra unidad de pruebas colaboraba en gran medida a crear un profundo impacto a primera vista. En el interior predomina la consola central en plástico de color aluminio, un volante de pequeñas dimensiones forrado en cuero, por cierto, de excelente tacto, y unos asientos combinados en dos tonalidades.
http://motor.terra.es/addon/img/motor/i_punto-206-2g.jpg
Poco que comentar sobre el interior que no se sepa de otras versiones: el modelo francés adolece de una anchura muy escasa para las plazas traseras, mientras que el italiano destaca por una habitabilidad muy superior a lo que desde fuera pueda parecer por su tamaño exterior. Como nota negativa, en ambos se podría mejorar un poco el acceso a las plazas traseras (en especial el manejo del abatimiento del respaldo en el Peugeot). Y en cuanto a maletero, lo justo; el del 206 es más profundo y el del Punto tiene mayor altura.

http://motor.terra.es/addon/img/motor/i_punto-206-1g.jpg

De postura y habitabilidad

Donde sí hay una clara diferencia es en la postura de conducción. En el modelo francés, los asientos sujetan la espalda a la perfección, pero son muy cortos de banqueta, y el volante tiene muy poca regulación, pues no hay en profundidad y en altura apenas se mueve unos centímetros. En el Punto, la postura es mejor; un poco elevada aún en la posición más baja del asiento, pero más acertada. En el 206 no falta una excelente guantera principal, un pequeño hueco delante de la palanca y unas gavetas en las puertas muy aprovechables por sus grandes dimensiones. En el Punto sobra algún que otro receptáculo que no vale para mucho. Se agradecen las redes de las puertas y la gaveta dividida de la puerta. Los otros huecos pequeños son muy poco prácticos y no valen más que para acumular suciedad con el tiempo.

Calma o tempestad

http://motor.terra.es/addon/img/motor/punto-206-1g.jpg
Al analizar el comportamiento de sus bastidores y el rendimiento de sus propulsores, ambos ofrecen lo que se espera de un GTi. La diferencia es que el 206 es más radical y requiere de manos expertas y sangre fría para sacarle todo el partido, mientras que el Punto es tan neutro y eficaz que incluso puede llegar a parecer algo «soso». El Peugeot es duro como una tabla, con unas suspensiones muy rígidas, de cortos recorridos y con un mínimo balanceo. El tren delantero es muy fiel y responde con suma prontitud a los deseos del conductor, pero conviene no olvidarse de que la zaga es muy viva y en mojado resulta muy delicado de llevar rápido. Es mejor anticiparse a la jugada y acometer la curva de manera que podamos dar gas lo antes posible, porque la motricidad es realmente ejemplar. Si nos vemos obligados a levantar el pie en pleno apoyo, o frenar, la trasera intentará adelantarnos sin ninguna contemplación, y habrá que ser rápido de manos. En carretera rizada es un juguete de lo más divertido, pero, cuando se circula en autovía con el «pie en la tabla» y nos encontramos con una situación comprometida, se pasa algo mal. Es cuestión de echarle fe, pero en más de una ocasión (en concreto sobre firme húmedo) nos hemos tenido que aflojar el nudo de la corbata, y eso que no la llevábamos puesta. Los conductores más avezados preferirán en el Punto HGT algo de esa agilidad que le sobra al 206. Pero los que no los son tanto (de los cuales, la mayoría se creen que pertenecen al grupo anterior) irán más tranquilos y seguros en el Punto. El balanceo es más acusado frente apoyos de consideración, pero es como un tren sobre raíles y manifiesta una seguridad realmente envidiable. Y por frenos, algo vital para vehículos que devoran curvas y apuradas de frenada a ritmo de infarto, gana con rotundidad el Peugeot. Es incansable, no logramos fatigarlos aunque le demos el trato más duro, y el pedal siempre mantiene un tacto bueno y permite dosificar la frenada, aunque llevemos los discos «ardiendo». Además, se agradece un ABS muy permisible que sólo entra en funcionamiento cuando realmente se necesita. El Punto lleva discos más pequeños y, además, es más pesado. Obtiene buenas distancias, pero se fatiga antes frente una conducción muy exigente

Más de lo mismo

El motor del 206 tiene más genio. Entre ambos hay 5 CV de diferencia (tanto en teoría como en la práctica, porque los dos han rendido más potencia de la que anuncian oficialmente), pero la mayor cilindrada del motor Peugeot permite aventajar al de Fiat, por un ligero margen, en par. A cambio, la banda de utilización de este último es más amplia; el 90 por ciento del valor máximo se encuentra entre las 2.250 y las 6.500 rpm, mientras que en el Peugeot ocurre 1.000 rpm después. Traducido al «castellano» significa que el motor del 206 se mueve, proporcionalmente, bastante mejor arriba que a bajo o medio régimen (y eso que aquí empuja con fuerza, como muestran las recuperaciones), mientras que el Punto es más constante, aunque no decae cuando le llevamos a régimen máximo. Los datos de prestaciones cantan: hace falta una relación peso/potencia muy favorable para conseguir bajar de 8 segundos en la aceleración 0-100 km/h y parar el crono en 29,17 segundos tras los primeros mil metros. Y el Punto no se achica, situándose a medio segundo y a 7 décimas del 206 en las mismas mediciones. Donde sí hay una clara ventaja a favor del 206 GTi es en recuperaciones, incluso tirando de unos desarrollos más largos (sobre todo el de 4ª). En cuanto a consumo, los dos modelos han mostrado excelentes registros en las mediciones a velocidades constantes de 100-120 km/h, pero el superior consumo del francés en ciudad descompensan la balanza; el Punto gasta, de media, un litro menos.
http://motor.terra.es/addon/img/motor/punto-206-2g.jpg

Muy buen precio

Pocas veces podemos afirmar con tanta rotundidad que el precio de un vehículo está plenamente justificado. Los dos cuestan lo mismo, 2.450.000 pesetas, y el equipamiento en ambos es de lo más completo. La única laguna en el 206 es que el airbag lateral es opcional (de serie en el Punto), pero resulta asequible. A cambio, ofrece la tapicería y los guarnecidos en piel. No falta en ninguno de los dos el climatizador automático, ABS, elevalunas eléctricos, llantas de aleación, los faros antiniebla o el equipo de sonido. Y el Punto ofrece además el ordenador de a bordo y el control de tracción.

Mediciones

RENDIMIENTO EN BANCO Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Potencia máxima (CV/rpm) 141,4 / 6.350 136,7 / 6.660
Par máximo (mkg/rpm) 17,9 / 5.110 16,73 / 4.820
PRESTACIONES Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Aceleración 0-100 km/h (s) 7,97 8,51
Aceleración 0-1.000 m (s) 29,17 29,94
Adelantamiento 60-120 km/h (s) en 3ª - 9,26
Adelantamiento 80-120 km/h (s) en 4ª/ 5ª/6ª 8,47/11,84/- 8,63/13,89/-
Recuperación 1.000 m en 4ª a 40 km/h 32,12 32,36
Recuperación 1.000 m en 5ª a 50 km/h 33,13 35,06
FRENOS Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Desde 60/ 100/ 140 km/h (m) 57,6/33,8/- 62/37,4/-
SONORIDAD Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Al ralentí (dB) 45,6 45,1
A 100 / 120 / 140 km/h (dB) 68,4/72,6/74,3 69,9/72/73,2
CONSUMO Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Carretera / Autopista / Ciudad (litros/100 km) 7,2/7,7/11,9 7,4/8,4/9,3
Media ponderada (litros/100 km) 9,2 8,4
Autonomía media (km) 541,5 557,1
COTAS INTERIORES Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Anchura del / tras (cm) 134 / 127 134 / 131
Altura mínima en asiento conductor (cm) 93 96
Altura máxima en asiento conductor (cm) 99 101
Altura en plazas traseras (cm) 87 88
Capacidad del maletero (litros) 260 260
Peso en báscula (kg) 1.066 1.108
Reparto peso del./tras. (%) 63,98 / 36,02 65,43 / 34,57

Ficha técnica

Carrocería Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Tipo Berlina dos volúmenes Berlina dos volúmenes
Nº de plazas 5 5
Peso oficial (kg) 1.050 1.040
Depósito de combustible (litros) 50 47
Maletero (dm3) 245 264
Dimensiones (m): longitud / anchura / altura / batalla 3.835 / 1.673 / 1.430 / 2.442 3.835 / 1.660 / 1.480 / 2.460
Motor Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Situación Delantero Delantero
Nº de cilindros 4 4
Cilindrada (cm3) 1.997 1.747
Alimentación Gasolina: Sin Plomo 95 octanos. Inyección: Multipunto. Compresor: Sin Turbo. Intercooler: NO. Gasolina: Sin Plomo 95 octanos. Inyección: Multipunto secuencial. Compresor: Sin Turbo. Intercooler: NO.
Potencia máxima (CV/rpm) 137 / 6.000 130 / 6.300
Par máximo (mkg/rpm) 19,4 / 4.100 16,7 / 4.300
Transmisión Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Tracción Delantera Delantera
Caja de cambios Manual; 5 velocidades Manual; 5 velocidades
Bastidor Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Ayudas/Frenos ABS. ABS.
Eje delantero Geometría: McPherson. Muelle helicoidal. Geometría: McPherson. Muelle helicoidal. Barra estabilizadora. Amortiguador: Hidráulico
Eje trasero Geometría: Independiente. Barra de torsión. Barra estabilizadora. Amortiguador: Hidráulico Geometría: Eje torsional. Barra de torsión. Amortiguador: Hidráulico
Dirección Cremallera Cremallera
Rendimientos oficiales Peugeot / 206 2.0 16v GTi 3p Fiat / Punto 1.8 HGT 3p
Velocidad máxima (km/h) 210 205
Acel. 0 a 100 km/h (s) 8,4 8,6
Consumo urbano / extraurbano / mixto (l/100 km) 10,9 / 6,2 / 9 11,5 / 6,4 / 8,3
Autonomía media (km) 556 566